Cómo sobrevivir a la Cuesta de Enero.

Una vez que se acaban las fiestas es imposible no recordar lo que hicimos esa noche anterior: los excesos, las confesiones y los bailes ridículos que unas copas de más nos dan el valor para hacer. Diciembre es un mes de fiestas, de vacaciones, de reuniones familiares y, sobre todo, es el último mes de año que nos sirve para cerrar ciclos y gastarnos todos los bonos y premios por trabajar todo el año. Enero es un mes de iniciación y un buen momento para un rencuentro de gastos. Admitámoslo, estamos “sin un cinco” y hay muchas cosas por pagar, así que esperamos que los siguientes consejos sobre cómo sobrevivir a la cuesta de enero te sean de mucha utilidad.

1.- Organizar un presupuesto para gastos necesarios.

Deja de gastar en cosas que no necesitas: dulces, comida chatarra, artículos caros. Tendrás que abstenerte de salir a restaurantes o de paseo por unos fines de semana. Haz una lista sobre cosas necesarias que quepan dentro de tus posibilidades.

2.- Destinar los ingresos adicionales para iniciar un ahorro.

Todos podemos tener la posibilidad de obtener algunos ingresos adicionales a nuestro sueldo. Ya sea mediante trabajos extras, algunas actividades donde ejerzamos nuestras habilidades o la renta de inmuebles o artículos o un negocio. Lo importante aquí es que ese dinero no presupuestado para los gastos necesarios, podemos ingresarlo a una cuenta de ahorro, de esta manera podrá sacarnos de apuros en un futuro.

3- Aprovechar los descuentos.

Ya es un hábito constante en el gobierno el hacer descuentos a muchos de los impuestos que debemos pagar al iniciar el año. La mayoría de las veces, los porcentajes resultan muy atractivos, eso sí, se debe ser muy puntal a la hora y fecha de realizar los pagos debidos. Aprovechar este tipo de descuentos hará que tus ingresos no se vean muy reducidos al momento de revisarlos.

4.- Solicitar un crédito.

Has revisado todos tus ahorros, cuentas e ingresos y los números no te alcanzan, quizá es momento de considerar solicitar un crédito. Recuerda pedir sólo lo que realmente necesites. Después de esto tendrás que ser puntual con tus pagos, nada de qué preocuparse si eres una persona responsable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *