Alternativas de financiación para cualquier imprevisto.

Hay sólo algunas cosas que podemos dar por seguras en nuestra vida. Si bien quizá no todos nos vamos a casar, tener hijos, o enamorarnos perdidamente de alguien, nadie se puede salvar de endeudarse. Se puede endeudar de muchas maneras, quizá sea una de las cosas más fáciles de hacer en la vida, pero el medio más común viene por parte de los gastos imprevistos, esas emergencias que aparecen en los momentos menos oportunos y que inmediatamente debemos liquidar. Está de más decir que eso de los gastos imprevistos es un mal común, por eso esperamos que te sirvan de mucho los siguientes consejos para que puedas darles frente sin ningún problema.

1.- Tener un “guardadito”

Puede que parezca cosa de insistir, pero respecto a los temas de finanzas, ahorrar es la herramienta más utilizada y, por obvias razones, la más efectiva. No hay cosa más segura que un ahorro inteligente y bien sustentable. Imagina que todo ese dinero que inviertes en gastos mínimos diarios (generalmente en cosas no tan necesarias) vaya destinado a un ahorro. A la larga esos tres, cinco o quince pesos, se pueden convertir en tu salvación.

2.-Tarjetas de crédito. Lo que puede resultar un arma de doble filo.

Las tarjetas de crédito suelen ser muy socorridas ante cualquier necesidad económica, aunque naturalmente podemos mencionar muchos contras en lugar de pros, si eres una persona responsable con sus pagos y sus gastos, puede ser de mucha ayuda al momento de financiar una emergencia. Así que desde luego es una buena opción, sólo hay que estar pendientes con los pagos para no generar muchos intereses y terminar más endeudados.

3.-Préstamos rápidos.

Si te encuentras en una situación donde ya has agotado el crédito de tu tarjeta y no quieres endeudarte por esa vía, una buena opción es adquirir un préstamo rápido. Actualmente existen diversas formas seguras de acudir a ellos, y son útiles para solicitar cantidades modestas de dinero. Generalmente para hacerte acreedor de este tipo de préstamos no es necesario hacer muchos trámites, lo importante aquí es cerciorarte de que el préstamo se va solicitar en un lugar seguro, y que todos los términos y condiciones de éste queden claros.

4.-Hacer uso de los bienes.

Ha de llamársele “bien” a cualquier artículo de nuestra pertenencia que tenga un valor monetario en el mercado. Muchas personas desconocen que los “bienes” siempre están ahí para afrontar los males, así que si el dinero te urge demasiado y tienes en tus cajones, armarios y burós de la casa artículos de valor que en realidad no necesitas, puedes partir desde ahí ya sea para vender o empeñar. Está situación siempre va resultarnos un poco alarmante, pues en ocasiones nos es difícil de deshacernos de cosas que, más allá de tener un valor monetario, tienen un valor sentimental; pero empeñarlo no quiere decir que ya no volverá, eso dependerá de tu responsabilidad al momento de pagar el refrendo. Así que toda esa joyería que te gusta lucir, puede sacarte de un apuro grande.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *