El curso del tiempo y sus efectos en las personas son inevitables. Y así como nos desarrollamos y envejecemos, también las cosas que nos rodean se transforman con los años. Nada es eterno, lamentablemente, pero mientras estemos aquí tenemos la posibilidad de mantenernos vigentes y en buen estado tanto a nosotros como al lugar donde vivimos. En este Blog de Avance te daremos algunas señales para que identifiques si tu casa se ha visto muy afectada por los años y ya le urge una “manita de gato”.

 

1.- Hay desorden por todos lados.

La acumulación de objetos es más común de lo que crees; y puede convertirse en un mal hábito si no lo detectas a tiempo o no encuentras el valor para deshacerte de cosas que ya no necesitas. Este es el primer paso a dar: identifica todo lo que ya no necesitas en tu hogar, si se puede reciclar encuentra un centro de reciclaje y llévalas ahí; incluso puedes vender lo que se encuentre en buen estado. El punto es hacer espacio en la casa.

 

2.- Paredes que dan miedo.

¿Las paredes de tu casa parecen de un lugar abandonado? La humedad y el maltrato de la pintura son síntomas de que ya es necesaria una impermeabilización o pintura nueva.

 

3.- Decoración pasada de moda.

El cambio en las tendencias también es constante, de modo que tu casa no se puede quedar atrás. Dile adiós a esos muebles viejos, revisa en internet los estilos modernos y encuentra una decoración de tu agrado.

 

4.- Espacios abandonados.

Cada rincón debe tener una razón de ser, si no es así, está de más o está mal aprovechado. Revisa desde las recámaras hasta el patio, identifica en donde podrías agregar muebles, cosas y hacer que tu casa luzca más espaciosa.

 

5.- Espacios no funcionales.

El baño tiene una fuga de hace como cinco años; esa ventana rota que nunca cambiaste porque “no afecta a la casa”; el clóset donde ya no cabe la ropa; la fachada cuarteada; todos son síntomas alarmantes de que tu casa está un muy mal estado. Revisa cada uno, detecta qué necesitas arreglar urgentemente y haz un presupuesto de cuándto dinero debes invertir en ello.

 

¿Vale la pena una remodelación? Por supuesto, recuerda que es tu espacio personal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *